Abre el plazo de adhesión de entidades que participarán en la gestión de ayudas a proyectos de biomasa


Desde este miércoles está abierto el plazo para que todas las entidades que quieran colaborar en la gestión de ayudas para proyectos de biomasa destinados la particulares puedan realizar su solicitud de adhesión.

A través del Instituto Energético de Galicia (Inega), dependiente de la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, Empresa e Innovación, el Gobierno gallego destina 1,5 M€ a esta convocatoria de concurrencia no competitiva dirigida a las familias gallegas y que se gestiona a través de entidades colaboradoras. Se espera movilizar 3,75 millones de euros en el sector, conseguir ahorros energéticos de 9000 MWh e impulsar la creación de 37 empleos, además de reducir las emisiones de CO2 en 2700 toneladas al año, el equivalente a la plantación de 135.000 árboles y disminuir la factura energética en 360.000 euros anuales.

La cuantía de las ayudas será de un 50%, hasta un máximo de 60.000 euros, para apoyar proyectos con fines de ahorro energético que fomenten energías renovables como es el caso de la biomasa. Para garantizar el máximo aprovechamiento energético del combustible y minimizar las emisiones, los equipos de generación de calor deberán ser instalaciones con avanzadas prestaciones operativas, elevados niveles de eficiencia y un buen comportamiento con respeto al medio ambiente.

Con esta línea de ayudas, que abrirá el plazo de solicitud para particulares el 1 de marzo, el Gobierno gallego sigue avanzando en su objetivo de fomentar el uso de energías renovables, en este caso en los hogares, con la importante reducción de costes energéticos que supone frente a otro tipo de energías, y más en un momento de escalada de precios en la factura de la luz. Así, una caldera de biomasa supone ahorros de hasta el 50% con respeto al gasóleo y de un 30% con respecto al gas natural. En una vivienda unifamiliar permite ahorros de 1800 euros al año con respecto a los radiadores eléctricos.

La convocatoria complementa las ayudas, ya en marcha, para impulsar proyectos de energías renovables térmicas dirigidas al sector residencial que cuenta con una dotación de cerca de 5,7 M€ para iniciativas de geotermia, hidrotermia, aerotermia y solar térmica, además de biomasa.