Acuerdo en la COP26 para acelerar la lucha contra el cambio climático


Los 200 países reunidos en la COP26 adoptaron el sábado un acuerdo para acelerar la lucha contra el calentamiento global, sin garantizar su contención en 1,5ºC ni responder a las peticiones de ayuda de los países pobres.

El texto, bautizado como «Pacto Climático de Glasgow», fue adoptado al final de dos semanas de duras negociaciones, con el mazo del presidente británico de la conferencia mundial sobre el clima, Alok Sharma.

Testigo de la dificultad de alcanzar este acuerdo, el presidente de la COP26 dijo con voz emocionada y con lágrimas en los ojos que lamentaba «profundamente» los cambios de última hora introducidos en la cuestión de los combustibles fósiles a petición de China e India. Anteriormente había dicho que el acuerdo «inaugura una década de creciente ambición» en materia de clima.

En cuanto a la cuestión crítica de la limitación de las temperaturas, con el planeta en una trayectoria de calentamiento «catastrófico» de 2,7°C en comparación con la era preindustrial, el texto pide a los Estados miembros que aumenten sus compromisos de reducción de forma más constante que lo previsto en el acuerdo de París, y esto a partir de 2022.

Pero con la posibilidad de realizar ajustes por «circunstancias nacionales especiales», un punto que ha provocado las críticas de las ONG sobre las verdaderas ambiciones del texto.

El compromiso alcanzado no garantiza el cumplimiento de los objetivos del acuerdo de París, limitando el calentamiento a «muy por debajo» de 2°C y, si es posible, a 1,5°C.