Ángeles Vázquez destaca As Catedrais como el imán turístico de A Mariña

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda en funciones, Ángeles Vázquez, destacó que el Monumento Natural de As Catedrais sigue siendo el imán turístico de A Mariña, ya que –a pesar de las circunstancias sociales que caracterizan este verano- en el mes de agosto se registró prácticamente el mismo número de autorizaciones que en el pasado año.

La conselleira manifestó que la crisis sanitaria de la Covid-19 modificó las pautas del turismo, no solo de Galicia sino de todo el mundo; por lo que estos datos pueden considerarse positivos y buenos, siempre analizándolos dentro del contexto actual, marcado por una merma importante del flujo de visitantes debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Así, el número total de autorizaciones emitidas para visitar el Monumento Natural de As Catedrais en los meses de julio y agosto se elevaron a 153.795, un 18,16% menos que en el mismo período que en el 2019. Aclaró que la bajada se registró principalmente en el mes de julio, debido a las restricciones de acceso establecidas en esta comarca.

Ángeles Vázquez destacó que esta demanda turística es la prueba más evidente de que Galicia, y A Mariña en particular, tiene la suerte de ofrecer una rica alternativa turística que permite realizar actividades al aire libre, en espacios abiertos y, por lo tanto, con muchos puntos a favor en este contexto reciente marcado por las precauciones sanitarias que se deben cumplir.

En ese sentido, la responsable de Medio Ambiente recordó que para facilitar las visitas, y que estas se realizasen siguiendo las recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias, la Consellería introdujo una serie de cambios para garantizar el distanciamiento social, como organizar la subida y la bajada al arenal mediante turnos, priorizar la lectura de códigos QR en formato digital, en vez de papel; y se aconsejó a los visitantes circular por la derecha en los caminos y pasarelas, como sentido prioritario.

Por último, la conselleira agradeció la labor del dispositivo de trabajadores desplegado por la Xunta, 12 trabajadores y un agente medioambiental presente en la zona, que se encargaron de controlar las autorizaciones de acceso, supervisar el aparcamiento y realizar las visitas guiadas; así como de los propios visitantes y turistas que se acercaron a este enclave natural, ya que no se registraron incidencias destacadas y cumplieron en todo momento con las indicaciones y recomendaciones establecidas.