Cara a cara de Biden y Putin


Finalmente el encuentro se produjo en Villa La Grange, en Ginebra.

Ambos llegaron por separado, el presidente ruso Vladimir Putin directamente desde el aeropuerto, donde aterrizó. El presidente estadounidense Joe Biden unos minutos después, tras haber pasado la noche en Ginebra.

Para intentar rebajar algo de tensión por ambos lados Biden aseguró que es mejor verse directamente y el presidente ruso se refirió a su voluntad de que la cumbre fuera productiva.

Biden ha asegurado que su principal objetivo es simplemente establecer «líneas rojas» claras sobre lo que la Casa Blanca no tolerará más de Rusia.

Esta vez, las tensiones no tienen que ver tanto con las armas nucleares estratégicas o ideologías enfrentadas como con lo que la administración Biden considera un régimen cada vez más hostil que incumple las normas.

«No busco el conflicto», dijo en Bruselas tras la cumbre de la OTAN, pero «responderemos si Rusia continúa con sus actividades dañinas».

Biden y Putin se han reunido en primer lugar en la biblioteca de la villa sólo con traductores y con el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken y su homólogo ruso, el Ministro de Asuntos Exteriores Sergei Lavrov.