Carballo hace balance de la tramitación de licencias

Reunión de la mesa local de comercio en Carballo_Archivo.

A falta de contabilizar el último trimestre, en el 2022 se llevan registradas en el Ayuntamiento de Carballo 52 comunicaciones previas de inicio de actividad, un trámite necesario para la puesta en marcha de cualquier actividad empresarial. Los sectores más dinámicos son la hostelería y la industria.

En el primer caso destaca la reapertura de establecimientos dedicados al ocio nocturno que llevaban cerrados desde el inicio de la pandemia y en algunos casos incluso desde antes, pero también continúan las iniciativas vinculadas al turismo. De hecho, en la última junta de gobierno local se aprobó una licencia para la construcción de dos apartamentos turísticos en Razo. Y además empieza a haber actividad vinculada a la próxima puesta en marcha del parque comercial de A Revolta, para el cual ya se tramitaron dos comunicaciones previas: una para un establecimiento de comida rápida y otra para un negocio de productos del hogar y decoración.

En cuanto a las iniciativas industriales, una vez más demuestran el dinamismo del polígono de Bértoa, en el que, aun tras el cambio de uso de dos parcelas, solo quedan cinco disponibles. Precisamente Xestur tiene en marcha un nuevo concurso para adjudicación de suelo industrial en toda Galicia, dentro del cual figuran esas cinco parcelas disponibles. El plazo para presentar ofertas finalizará a las 14.00 horas del 30 de noviembre. En el polígono industrial de Bértoa empezarán a funcionar a lo largo de este año empresas de los sectores de la automoción, la construcción, la prestación de servicios a empresas e incluso una fábrica de productos lácteos, entre otras. Pero la falta de suelo ya está obligando a instalar empresas fuera del polígono, y así este año se tramitaron comunicaciones previas para empresas de fabricación en Oza o Verdillo, por ejemplo.

Entre las nuevas actividades comerciales y de servicios que están arrancando este año en Carballo hay, además, establecimientos de telefonía, estética, textil, veterinaria, comida rápida, automoción, repostería, alimentación, informática, jardinería, danza, entrenamiento personal o bazar… Una amplia gama de sectores que tienen mucho que ver con la arraigada tradición comercial del lugar.

La comunicación previa de inicio de actividad es un trámite administrativo que se utiliza desde el año 2013 (anteriormente eran licencias para actividades). En estos 10 años de vigencia, la media anual es de 70 solicitudes. El 2013 fue el año con menos, 49 en total; mientras que en el 2017 se batió el récord, con 108.