Desacuerdo europeo sobre la energía


Persisten las divisiones en el seno de la Unión Europea sobre cómo afrontar la subida del precio de la energía. Los ministros del ramo se han reunido una vez más, esta vez en Luxemburgo, para analizar las diferentes propuestas. Pero no hay acuerdo a la vista. La idea española para comprar gas de manera conjunta suscita todavía muchas dudas. La principal línea de fractura se refiere a la necesidad o no de introducir reformas en el mercado de la energía. España y Francia están a favor. Pero un grupo de nueve países encabezado por Alemania y Países Bajos afirman que la crisis es coyuntural y se oponen. Otro objetivo a largo plazo es reducir la dependencia europea en materia de gas, apuntalando el sector de las energías renovables.