Dimite el canciller austriaco, Sebastian Kurz, acusado de corrupción


El canciller austriaco, Sebastian Kurz, ha anunciado su dimisión como jefe del Gobierno en medio de la crisis provocada por las acusaciones de corrupción, aunque mantendrá sus aspiraciones políticas pese a la ruptura de la coalición de gobierno que mantenía con Los Verdes. Kurz, que niega las acusaciones, estaba dispuesto a seguir gobernando con su socio de coalición, pero el partido de izquierda había afirmado que la investigación imposibilitaba su continuidad como canciller y había pedido a su partido que nombrara a un sucesor «irreprochable». Kurz se trasladará ahora al cargo de portavoz parlamentario del Partido Popular Austriaco, el (ÖVP), un movimiento con el que pretende evitar que se forme una alianza en contra de su formación, con los ecologistas y los opositores socialdemócratas, liberales y ultraderechistas.