Dimite la Valedora tres meses después de simular que lo hacía por facilitar un cargo a la sobrina de Fraga


  • Cuatro meses después del supuesto cese, la dimisión real

La Defensora del Pueblo, Milagros Otero, registró este martes en el Parlamento su escrito de dimisión. Lo hace tres meses después de que hubiese presentado su renuncia ante la Cámara y, apenas veinticuatro horas después, modificarla de tal manera que podía seguir en el cargo por tiempo indefinido.

La dimisión en diferido de Milagros Otero, que según los servicios jurídicos del Parlamento no fue tal a efectos legales, se produjo después de que el Tribunal Supremo rechazara, como ella había solicitado, tramitar el recurso con el que intentaba revocar la sentencia en la que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anuló, por “desvío de poder” y “arbitrariedad” el nombramiento como jefa de servicio en la institución de una sobrina del fallecido ex-presidente Manuel Fraga, hermana del actual portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy. El proceso, según el TSXG, había sido trazado “a la medida” de la elegida. Por el momento, no hay sustituto para el cargo.