El 15 de septiembre se pondrá en marcha un protocolo con dos niveles para la hostelería


El nuevo protocolo aprobado por la Xunta servirá de guía para los próximos meses, con el objetivo de reforzar la seguridad sanitaria y con el compromiso con la hostelería segura y de que ningún local deba cerrar por completo independientemente de la situación epidemiológica del ayuntamiento en el que se encuentra, así lo avanzó el presidente Feijóo en rueda de prensa.

Serán dos niveles, según el grado de compromiso del local. “En los locales de tipo 1, la ocupación máxima será del 50% en interiores y del 75% en exteriores”, precisando que estos tendrán que cumplir con los requisitos mínimos de seguridad sanitaria, pactados con el sector: distancia de 1,5 metros entre mesas; exposición pública de los aforos permitidos del local; medidor de CO2, con anotaciones como mínimo cada cuatro horas; máscaras quirúrgicas para el personal, que se deben cambiar cada 4 horas; y dos horas de formación en protocolos covid para el personal.

En cuanto a los locales de tipo 2 -aquellos que incrementan los requisitos y las medidas-, podrán llegar al 75% de ocupación en el interior y hasta el 100% en la terraza; además de hacer uso de las barras, siempre para utilización individual o de dos personas si son convivientes.

Asimismo, deberán cumplir con una distancia mínima de 1,5 metros no ya entre mesas, sino entre personas de distintas mesas; con un registro de clientes -solo para restaurantes-; con un medidor de CO2 continuo, con la recomendación de contar con actuadores que hacen saltar automáticamente el aire acondicionado cuando se supera determinado nivel; dispondrán de máscaras FPP2 para aquellos empleados que así lo requieran, facilitándoles pruebas diagnósticas cada 7 o 14 días, dependiendo de la situación epidemiológica; y cuatro horas de formación en protocolos covid para el personal.

En ambos casos, tanto para nivel 1 como para nivel 2, el horario de cierre será a la una de la madrugada. Y, a mayores, se reservará un tercer nivel de seguridad, para casos extraordinarios cuando así lo requiera la gravedad de la situación epidemiológica y la ocupación asistencial.