El Ayuntamiento de Boimorto analiza la instalación del quinto container para biorresiduos


La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, y la alcaldesa de Boimorto, María José Novo, analizaron el proceso de implantación en el municipio del llamado quinto contenedor, es decir, el destinado a la recogida separada de los biorresiduos domésticos.

En el transcurso de una reunión para abordar diversos asuntos de interés municipal, la responsable autonómica recordó que si bien la gestión de la basura es una competencia exclusiva de los ayuntamientos, la Xunta quiere ayudarlos a cumplir con sus deberes legales, toda vez que deberán tener implantada la recogida selectiva de los residuos orgánicos antes de 31 de diciembre de 2023, según marca la Unión Europea.

En este sentido, la alcaldesa le trasladó el compromiso del Gobierno local con sus deberes en relación a la separación de los residuos de origen doméstico y, más concretamente, con las relativas a los biorresiduos. De hecho, hace falta recordar que el municipio está adherido al programa de compostaje doméstico de Sogama desde el año 2013, en el marco del cual ya recibió y repartió entre su vecindario 65 compostadores con el fin de facilitarles la gestión de la fracción orgánica de sus residuos.

Asimismo, Boimorto también solicitó una ayuda para la implantación de un punto limpio móvil al amparo de la convocatoria de subvenciones 2020-2021 de la Consellería para financiar actuaciones en materia de residuos de competencia municipal. El importe solicitado para el camión en el que se montará la instalación de recogida será de casi 99.000 euros y una vez esté operativo dará servicio también a los vecinos de Curtis, Vilasantar y Sobrado.

Con relación también a la gestión de los residuos, la conselleira y la alcaldesa hablaron de la Ley básica estatal en materia de residuos y suelos contaminados, cuyo proyecto está en estos momentos en tramitación y ante el cuál ambas reconocieron su preocupación, ya que fija criterios, deberes y plazos para las entidades locales difíciles de abordar, técnica y materialmente.

Por ese motivo, tal y como le trasladó Ángeles Vázquez, la Xunta presentó ya varias enmiendas a la futura norma referidas, entre otras cuestiones, al establecimiento a nivel municipal de la recogida separada de los residuos peligrosos de origen doméstico o al censo de instalaciones y emplazamientos con amianto que deberán elaborar los ayuntamientos.