El BNG propone en Mazaricos un modelo eólico sostenible para Galicia

Cedida.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, se desplazó hasta Mazaricos, con el parque eólico A Ruña II paralizado a petición del gobierno local del BNG, para denunciar la “fiebre eólica” que vive Galicia, con una avalancha “brutal” de proyectos que responden a la lógica del expolio de los recursos naturales del País en beneficio de unos pocos.

“Una fiebre eólica muy agresiva, tanto en la forma como en el fondo, por la prepotencia y los abusos de las empresas, que buscan apropiarse de los recursos naturales del País sin apenas dejar riqueza ni generar empleo, mientras que la Xunta, -en lugar de velar por el interés público-, mira para otro lado o mismo actúa de parte del interés privado”, denunció la líder de un BNG que defiende el desarrollo eólico pero desde “un modelo público, justo, sostenible y participativo de los recursos, frente al modelo depredador que permite el Gobierno del PP”.

“Es posible compatibilizar proyectos eólicos con otras actividades y con un nuevo modelo respetuoso y participativo, que tenga en cuenta que la energía eólica debe ser un elemento para desarrollar el País”, explicó Pontón, avanzando algunas de las propuestas del BNG cara un modelo eólico que permita a Galicia beneficiarse de su propia riqueza en lugar de servir de lucro para multinacionales eléctricas.

La formación nacionalista defiende en paralelo reformas normativas que, aún con el actual modelo, permitan dirigir el beneficio de los parques eólicos cara el interés general.