El calor extremo podría amenazar la producción de marisco en España


Según los expertos, este genera un descenso de oxígeno en el agua, lo que provoca la muerte de las especies. Desde la costa mediterránea hasta la atlántica, los mejilloneros del delta del Ebro y los mariscadores de las rías gallegas reclaman medidas urgentes. Los mariscadores de Redondela, en Galicia, están preocupados y temen por el futuro de su trabajo.

Gloria Rivas, mariscadora en Redondela, señala: «Hay muchas menos almejas, son mucho más pequeñas y las que desovamos, muchas se mueren, no crecen«.

«Las aguas también están muy calientes, muchas de las capturas mueren y las administraciones hacen poco por ayudar«, se queja Manuela Penas, mariscadora.

En A Pobra do Caramiñal, en la ría de Arousa, en el océano Atlántico, hay otra preocupación añadida, que las lluvias torrenciales puedan arrastrar a la ría las cenizas del reciente incendio forestal de Boiro. Un episodio que ya vivieron en 2006 y que es una muestra más de los estragos que está causando el cambio climático.