El conflicto en la frontera entre Polonia y Bielorrusia se complica


«Ataque híbrido» o «una forma de desestabilizar la Unión», son solo algunas de las palabras utilizadas para describir la situación en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Allí, Bielorrusia ha obligado a cientos de inmigrantes a entrar en la UE. Para Polonia, la crisis está lejos de terminar. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, visitó el miércoles al primer ministro Mateusz Morawiecki, y abrió la puerta a financiar vallas anti-inmigrantes con fondos europeos. Varsovia acusa a Bielorrusia de chantaje. Y mientras empeora la crisis en la frontera, las temperaturas comienzan a bajar, poniendo en peligro cientos (¿o miles…?) de vidas. La Cruz Roja es una de las ONGs que solicita el acceso a la zona. Los inviernos no son fáciles en esta parte de Europa, por lo que una solución rápida a la crisis podría salvar muchas vidas.