El G20 apoya producir y distribuir más vacunas para los países pobres


El primer ministro italiano, Mario Draghi, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, han coordinado desde Roma la Cumbre Mundial de la Salud, una cita virtual en la que los líderes del G20 se han comprometido a aumentar la producción y distribución de vacunas contra la COVID-19 en los países pobres. Sin embargo, nada han dicho sobre la suspensión de las patentes de las vacunas, lo que permitiría incrementar significativamente la producción mundial. Aunque la Administración Biden evocó esta posibilidad, desde Europa, fundamentalmente Alemania, se consideró que sería un riesgo para la innovación. La farmacéutica Pfizer y la empresa de biotecnología alemana BioNTech también estuvieron representadas en la cumbre mundial sobre salud y anunciaron su compromiso de suministrar 2.000 millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19 a los países de ingresos medios y bajos en los próximos 18 meses.