El homenaje a Miguel Ángel Blanco reivindica la memoria contra el terror


Entre ‘vivas’ y aplausos, Su Majestad el Rey Felipe VI, ha presidido el acto institucional celebrado en la localidad vizcaína de Ermua, que ha recordado al concejal del PP asesinado por ETA el 12 de julio de 1997 y a Sotero Mazo, vecino de Ermua que murió igualmente a manos de la banda terrorista en 1980. El monarca, ha asegurado que no podrá olvidar «cada instante» de lo vivido hace 25 años, cuando acudió a la localidad vizcaína para el entierro de Miguel Ángel Blanco, ha hecho en su discurso un llamamiento a la unidad y ha apelado al llamado ‘espíritu de Ermua’ para que «nos recuerde, cada día, el valor de la paz, de la vida, de la libertad y de la democracia».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acompañado al Rey, junto a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; y el alcalde de Ermua, Juan Carlos Abascal. El jefe del Ejecutivo ha recordado que hace veinticinco años, el cruel asesinato de Miguel Ángel Blanco fijó una fecha fundamental en nuestra democracia, y desde entonces, fuimos un país distinto que nunca más se doblegaría ante el terror. «El espíritu de Ermua que nació entonces es el espíritu de la unidad y de la paz, de la convivencia y la concordia«, ha afirmado.