El modelo carballés de la gestión de biorresiduos clausura el proyecto europeo «Tropaverde”

Cedida

  • Carballo es un ayuntamiento de referencia a nivel autonómico en la implantación del colector marrón

La Directiva de Residuos establece una serie de deberes en materia de biorresiduos para los estados miembros de la UE, que deben impulsar la recogida selectiva con destino al compostaje. Así, los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes están obligados a implantar en el año 2022 este tipo de recogida con el objetivo de alcanzar una reducción del 50% en el volumen de residuos sólidos urbanos en el año 2030. Carballo quiso anticiparse a esa necesidad y ahora el ayuntamiento es “un referente a nivel autonómico e mesmo estatal na xestión da denominada quinta fracción”, señalan desde la Administración local.

El modelo carballés sirvió de ejemplo en la jornada final del proyecto europeo “Tropaverde”, que se celebró esta semana en Santiago y que contó con la participación del concejal de Servicios, Luis Lamas, que compartió escenario con Berta Rial, técnica del Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santiago de Compostela, y Bruno de Llano, especialista en la gestión local y autonómica.

Luis Lamas hizo un recorrido por la gestión en materia de residuos realizada por el ayuntamiento desde el año 2003, en el que fue preciso elaborar un inventario de necesidades dada la precariedad de los servicios de recogida de basura y limpieza y, sobre todo, trabajar para implicar al vecindario a través del lema “Carballo Limpo”, señaló Lamas, «buscando deste xeito unha complicidade que foi vital en todas as medidas que viñeron despois”.

El objetivo actual es ir más allá creando una nueva marca: Carballo Sustentable, que identifica los pasos dados por los sucesivos gobiernos municipales en materia de gestión de los servicios públicos, de la movilidad y la habitabilidad o de la participación vecinal. Uno de es0s pasos, como explicó Luis Lamas, fue la apuesta por la gestión sostenible de los biorresiduos, desde el año 2014 con el Plan de Compostaxe Rural, en el que ya participan 562 familias, y en el último año con el compostaje urbano a través del programa Ti tes a chave, en el que a día de hoy hay más de 1.500 familias y grandes productores.