El Reino Unido endurece las restricciones


Tras mantener una reunión con su equipo de Gobierno, Boris Johnson ha decretado medidas más severas para frenar la propagación del coronavirus. Los asesores científicos del primer ministro alertan sobre una nueva cepa del virus que acelera el ritmo de contagios hasta en un 70%.

«Como primer ministro es mi deber tomar decisiones difíciles y tratar de hacer lo correcto para proteger a los ciudadanos de este país. Dada la temprana evidencia que tenemos sobre la nueva variante del coronavirus y el riesgo potencial que representa me siento apesadumbrado al tener que anunciar que no podemos continuar con la Navidad como estaba previsto», declara Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido.

Las reuniones navideñas no pueden seguir adelante y muchos negocios deben cesar su actividad en el área de Londres. Johnson ha elevado el nivel de riesgo en la región y las tiendas no esenciales, peluquerías y lugares de ocio cubiertos quedan cerrados a partir de este domingo en la capital de Inglaterra y en gran parte del sur del país. La presión hospitalaria es alta. Casi el 90% de las camas de hospital están ocupadas.