El rey ha advertido que ‘una sociedad dividida no avanza’


En su tradicional mensaje de Navidad, el rey Felipe VI ha mostrado su preocupación por el «deterioro» de la convivencia», la «división» y la «erosión» de unas instituciones que ha llamado a fortalecer» para que ejerciten sus funciones con «colaboración leal», con «respeto a la Constitución y a las leyes», y para que «sean un ejemplo de integridad y rectitud». Además, ha pedido no dejar «debilitar» ni «caer en el olvido» los principios, los fundamentos y el «espíritu que vio nacer» la Constitución que representa, a su juicio, «la unión que asegura estabilidad, cohesión y progreso». «Es nuestro mayor patrimonio», ha añadido.