El volcán de La Palma vuelve a escupir lava y se registran temblores en el sur de la isla


El respiro que ha dado el volcán Cumbre Vieja a la población en la isla española de La Palma apenas ha durado unas horas. Tras paralizar por completo su actividad este lunes por la mañana, la retomó más tarde expulsando humo, ceniza y lava desde el cono principal. Eso sí, con menos intensidad que durante el fin de semana.

Según los expertos, el volcán Cumbre Vieja sigue los patrones típicos de sus pares en las islas Canarias, un archipiélago de origen volcánico situado a unos 2.000 km al suroeste de la península Ibérica. El llamado enjambre de temblores que precedió a su erupción el pasado 19 de septiembre se ha desplazado este lunes hacia la zona de Fuencaliente, en el sur de la Isla, lo que hace temer que se produzca una erupción en esta zona. Allí se encuentra el Teneguía, un volcán que lleva 50 años dormido.

Mientras tanto, las autoridades vigilan el movimiento de la colada de lava, que se encontraba este lunes a unos 800 metros de la costa en línea recta. Se aconsejó a los residentes de cuatro barrios que no salieran de sus casas para evitar los gases tóxicos que se suelen producir cuando la lava, que está a más de 1.000 ºC , entra en contacto con el agua salada.

Desde que estalló el volcán, más de 6 000 personas han tenido que ser evacuadas, más de medio millar de edificaciones han quedado destruidas, al igual que numerosos viveros e infraestructuras. Las coladas han arrasado 237 hectáreas, una extensión similar a la de 400 campos de fútbol.