Encuentran un zulo abandonado en un bosque de Oñate en Guipúzcoa


El escondite se encontraba en una cavidad entre las rocas de una pared vertical a una altura de unos dos metros del suelo, en una zona denominada Arriona de la citada localidad. En su interior, cubierto de piedras, la Policía vasca localizó ocho detonadores de diferentes tipos, restos de mecha y una bolsa que contenía 2 kilos de explosivo tipo Goma, «entre otras evidencias». Por lo observado en la cavidad rocosa y por la localización remota del hallado se interpreta que se trata, con toda probabilidad, de un escondite utilizado por la organización terrorista ETA», destaca Seguridad en una nota. La inspección de este zulo se enmarca en la investigación que la Policía autonómica mantiene «permanentemente abierta» con el objetivo de esclarecer «todos y cada uno de los atentados de la ETA sin resolver». El Departamento de Seguridad recuerda «la importancia» de que los ciudadanos pongan en conocimiento de la Ertzaintza, a través del teléfono 112 o comunicándolo en alguna de sus comisarías, cualquier localización de emplazamientos similares.