Entra en pruebas un nuevo sistema de criba de toallitas en la EDAR de Carballo

Evencio Ferrero y Luis Lamas quisieron conocer el funcionamiento del sistema.

Aunque en el paquete diga que se pueden tirar por el váter porque son biodegradables, lo cierto es que desde que las toallitas húmedas llegan a la EDAR hasta que empiezan a degradarse pueden pasar más de 48 horas. Las fibras que las componen pueden llegar a formar grandes mellas que atascan colectores, bombas, válvulas y demás equipos de los sistemas de alcantarillas y depuración.

La proliferación de este tipo de residuos obligó al Ayuntamiento de Carballo a instalar un sistema de criba en la EDAR de la Cepeira. Los equipos, que están funcionando en período de pruebas, consisten en unas rejas de cribado en los canales de entrada de agua para retener los restos más gruesos (en su mayoría toallitas) y evitar que pasen a la siguiente fase del proceso de depuración, preveniendo de este modo los continuos atascos y averías que se venían produciendo en los equipos de bombeo. El alcalde, Evencio Ferrero, y el concejal de Obras y Servicios, Luis Lamas, se acercaron hasta la instalación acompañados por el ingeniero municipal, José Facal, para conocer en detalle el funcionamiento del nuevo sistema.