ERC y Junts acuerdan un gobierno de coalición en Cataluña


Tres meses después de las elecciones regionales, el independentismo catalán reeditará un Gobierno de coalición basado en la «lealtad mutua».

«Hemos sido capaces de entendernos, para evitar una repetición electoral que nadie deseaba y sobre todo hemos sido capaces de construir un buen acuerdo que asegura un Gobierno fuerte» ha dicho el republicano Pere Aragonès, candidato a la presidencia de la Generalitat, durante la presentación del acuerdo, acompañado por el secretario general de Junts per Catalunya (JxCat), Jordi Sànchez.

A pocos días para que expirara el plazo para la convocatoria automática de nuevas elecciones, Pere Aragonès será investido como presidente de la Generalitat de Cataluña, tras la intensa ronda negociadora entre las dos principales formaciones independentistas, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Junts per Catalunya (JxCat).

Aragonès tendrá además el apoyo de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) que, sin embargo, no estará en el Ejecutivo.

Sus dos grandes prioridades son hacer frente a la crisis del coronavirus y avanzar hacia la puesta en marcha de «la nueva Generalitat republicana».

La fecha para la investidura queda ahora en manos de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que inicia las consultas con los grupos parlamentarios.

El Gobierno español ha mostrado la mano tendida para convocar la Mesa de Diálogo, pese al programa marcadamente independentista que tendrá el nuevo Ejecutivo catalán.