El nuevo tramo de la Vía Ártabra permitirá un ahorro de tiempo del 33% entre Oleiros y A Coruña

Oleiros. A Coruña A conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, xunto co delegado territorial da Xunta na Coruña, Ovidio Rodeiro, supervisará as obras de construción do novo treito da Vía Ártabra 10/09/2019 Foto: Moncho Fuentes / AGN A Coruña

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, destacó este martes que la ejecución del nuevo tramo de la Vía Ártabra permitirá un ahorro de tiempo del 33% en el recorrido entre Oleiros y A Coruña, suponiendo una mejora en las comunicaciones de los vecinos y un incremento de la competitividad de esta comarca. La conselleira destacó que, teniendo en cuenta las expropiaciones, la Xunta invertirá 40 millones de euros en los trabajos destinados a prolongar la Vía Ártabra hasta la AP-9, lo que permitirá sacar el máximo rendimiento a la inversión ya realizada de 70 millones de euros en los tramos que ya están en servicio. La conselleira recordó que, ante las dificultáis para conseguir las autorizaciones necesarias por parte del Ministerio de Fomento para conectar con la AP-9, y para no demorar más esta actuación, la Xunta decidió avanzar en este primer tramo, entre la N-VI y la carretera autonómica AC-221. Se trata de la construcción del nuevo trazado de 3 kilómetros de autovía libre de peaje más un kilómetro de conexión con el polígono del Espíritu Santo. Vázquez Mourelle comprobó a pie de obra los primeros avances en la ejecución de esta infraestructura estratégica para el área de A Coruña, unos trabajos que comenzaron hace escasas semanas con la celebración a finales de julio del levantamiento de actas previas a la ocupación. Ethel Vázquez expresó que la conexión de la Vía Ártabra con la AP-9 supondrá un antes y un después para la competitividad, la movilidad y la seguridad viaria del área de A Coruña. Un proyecto, concluyó, previsto en el plan sectorial viario de A Coruña, y aprobado por la Xunta en el 2004, diseñado y avalado por los técnicos, siguiendo criterios objetivos basados en la seguridad y en el menor impacto ambiental, como se recogió en el proyecto aprobado en 2009 por el Gobierno bipartito de la Xunta.