La caravana de los trabajadores de Ence llegó a Madrid

Allí se manifestaron desde la sede del PSOE hasta el Congreso, para reclamar la continuidad de la planta de Pontevedra, de la que viven alrededor de 5.000 familias. Aseguran que Ence es una empresa que cumple los parámetros ambientales. Unos 300 conductores acercaron su camión o vehículo auxiliar a Madrid para pedir que no cierre ENCE, para que se escuche la voz de los trabajadores de ENCE, de los transportistas, estibadores y empresas auxiliares. Defienden que ENCE Pontevedra no daña el medio, que es una fábrica ecológica y sostenible.