La Xunta ayudará a los ayuntamientos a optimizar la gestión del abastecimiento de agua

La Xunta ayudará a los ayuntamientos gallegos a optimizar la gestión que realizan del abastecimiento de agua a la población y a conseguir el objetivo de situar por debajo del 20% las fugas de las redes. Así lo avanzó la conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, durante la presentación en el Parlamento gallego del Proyecto de ley de medidas de garantía del abastecimiento en episodios de sequía y en situación de riesgo sanitario.

Intervención de Ethel Vázquez.

La ley nace de la necesidad de adaptar la gestión pública del agua al nuevo contexto de cambio climático y para coordinar la respuesta de las administraciones ante situaciones de sequía o de riesgo sanitario. Con esta norma, aseguró la conselleira, “Galicia va a estar mejor preparada” para afrontar esas eventualidades.
La Ley apuesta, por una parte, por la prevención, procurando una mayor eficiencia y responsabilidad en la gestión y en el uso de las reservas hídricas; y, por otra parte, ordena y delimita con claridad los protocolos de actuación que debe seguir cada administración en caso de sequía o riesgo sanitario, facilitando la máxima agilidad en la adopción de medidas extraordinarias destinadas a garantizar agua a la población.
La conselleira recordó que las competencias en el abastecimiento de agua a la población son de los ayuntamientos, que deben estar apoyados por las diputaciones provinciales, pues estas entidades tienen el deber legal de apoyar a los municipios. Comprometió, en todo caso, la colaboración de la Xunta de Galicia con las administraciones locales en esta materia, una ayuda ya demostrada a través de las más de 300 obras de abastecimiento realizadas en la última década en beneficio de 186 ayuntamientos.
Además, tras convocar las primeras ayudas para que los municipios elaboren sus planes de emergencia frente a la sequía, el próximo año se crearán las destinadas a la instalación de contadores de caudal que permitan identificar las pérdidas. Y la Xunta dará prioridad al apoyo la aquellos municipios que apuesten por la responsabilidad en la gestión del agua y por la planificación de las actuaciones en caso de sequía o riesgo sanitario.