Movilizado el ejército portugués para tratar de controlar el suministro de combustible

Según el Gobierno portugués, en este primer día de huelga hubo que cerrar más de 500 gasolineras que quedaron sin combustible, el 17 por ciento de las que hay en el país. El ejecutivo estableció una red de puesto de abastecimiento de urgencia para que los profesionales públicos, bomberos, policía, ambulancias, puedan acudir de forma prioritaria. El resto de ciudadanos solo podrán repostar 25 litros por día, de ahí que muchos crucen la frontera y se acerquen a Galicia para llenar el depósito. Con todo, por el momento no hay colapsos, y la situación no se sale mucho de lo normal. El Gobierno luso movilizó la militares y agentes de seguridad para transportar combustible, al constatar que hubo incumplimiento de los servicios mínimos en la primera jornada de huelga. Un consejo de ministros extraordinario decidirá se se interviene el paro, para evitar el casos que vivió Portugal en abril, en la anterior huelga de transportistas.