Fin al pulso entre Italia y la Unión Europea sobre inmigración


Las autoridades comunitarias han determinado la acogida de 116 inmigrantes que fueron rescatados en el mar la semana pasada y a los que el Gobierno italiano les negó el permiso de desembarcar en tierras de la nación transalpina. Una condición fijada por Matteo Salvini, para permitir que se produjera el desembarque. «Alemania, Portugal, Francia, Luxemburgo e Irlanda, junto con algunas instalaciones gestionadas por obispos italianos, se harán cargo de los 116 migrantes a bordo de este barco. Nos ha llevado varios días persuadirlos y despertar sus conciencias porque todos son muy generosos con los puertos de otras personas», declara irónico Matteo Salvini, viceprimer ministro y ministro del Interior de Italia.