Finalizan las obras en la autovía AG-64 entre Vilalba y Xermade


Acaba de reabrir al tráfico la autovía AG-64 (Ferrol-Vilalba) después de finalizar las obras de refuerzo del firme ejecutadas en un tramo de 13,4 kilómetros entre la intersección con la Autovía del Cantábrico A-8, en el municipio vilalbés, y el enlace de Cabreiros. Al mismo tiempo, prosiguen las obras en la LU-170 entre este punto y Xermade.

En lo que respeta a las obras de la autovía, la Consellería de Infraestructuras y Movilidad destinó más de 1 millón de euros a la actuación, ejecutada en dos fases; hace unos meses se completó el arreglo de la carretera en sentido Vilalba y fue preciso esperar al verano para continuar con los carriles en sentido Ferrol, ya que las características de la actuación hacían necesaria su ejecución en condiciones idóneas desde el punto de vista meteorológico.

Las obras de la carretera LU-170 entre Xermade -en la intersección de la Pena- y Cabreiros cuentan con una inversión de 450.000 euros y mejorarán el firme en 5,5 kilómetros hasta empatar con el tramo ya rehabilitado por la Xunta hace unos años. Con la puesta en marcha de estos trabajos, que cuentan con un plazo de ejecución de 3 meses, se habilitó un desvío alternativo por la carretera LU-861, que estará operativo hasta el próximo 10 de septiembre.

Esta actuación ampliaría desde los 5 hasta los 7 metros la plataforma de la carretera, incluyendo la rehabilitación del firme, acondicionamiento de las intersecciones con las vías públicas, mejora de la señalización horizontal y vertical, balizamiento y defensas y el sistema de drenaje.