Interceptan a dos pescadores furtivos de salmones en el río Ulla


Agentes dependientes de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda sorprendieron a dos pescadores furtivos que se dirigían hacia una de las mejores zonas de reproducción de salmones en el río Ulla, en el lugar de Ollares (Vila de Cruces).

En el momento en que fueron localizados, ambos individuos portaban artes ilegales de pesca, fisgas y trasmallos, junto a focos de luz y una escopeta de caza con puestas sin la documentación pertinente. Tras ser sorprendidos, los furtivos se dieron a la fuga, pero tras una persecución fueron finalmente interceptados por los agentes medioambientales, pertenecientes al Distrito XVI Deza-Tabeirós.

A raíz de este operativo, se presentaron tres denuncias en la Jefatura Territorial de la Consellería de Medio Ambiente en Pontevedra: una por posesión de artes prohibidas de pesca en la zona de servidumbre del río Ulla contra cada uno de los dos denunciados, y otra por la tenencia de un arma sin la documentación correspondiente y con cartuchos de munición ilegal (puestas).

El trasmallo y las tres fisgas decomisadas por los agentes, de diferentes tamaños y números de dientes, fueron entregados para su custodia en el Servicio Provincial de Patrimonio Natural de Pontevedra, mientras que la escopeta fue llevada al puesto de la Guardia Civil, en Lalín.

Aunque no es la primera vez que se detectan prácticas de este tipo en aguas salmoneiras de la Comunidad, operativos contra el furtivismo como el del día 6 resultan muy complejos y poco habituales ya que es difícil sorprender in situ a los infractores. La importancia de la operación realizada por los agentes medioambientales de la Xunta es aún mayor habida cuenta la zona en la que se produjo, ya que el salmón Atlántico viene desde muy lejos, recorriendo miles de kilómetros, para reproducirse al río donde nació, y tras superar este complicado viaje de ida y vuelta, la supervivencia de estas poblaciones depende del éxito de su reproducción.