La COP26 admite la necesidad de eliminar el carbón y los combustibles fósiles


El primer ministro británico, Boris Johnson, ha sido el encargado de hacer público el primer borrador del acuerdo final de la cumbre del clima de la ONU que se celebra en Glasgow. En el texto se lamenta que los países desarrollados aun no hayan cumplido el objetivo de movilizar 86 millones de euros contra el cambio climático.

El borrador de siete páginas subraya por primera vez la necesidad de eliminar por completo las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles. También dice que para que el calentamiento global se limite a 1,5 grados centígrados «es necesario adoptar pronto medidas significativas y eficaces en esta década crítica». Pero antes, fuera de la sede de la COP26, activistas y me han dicho que no tienen fe en que los políticos de aquí pongan en práctica esta llamada «acción significativa y efectiva».

Varias organizaciones ecologistas han considerado el texto «insuficiente» y han anunciado que seguirán peleando por un acuerdo más ambicioso. El borrador no aclara uno de los puntos más problemáticos de la cumbre: la financiación comprometida y no entregada a los países más pobres, los que menos han contaminado y los que más sufren las consecuencias del cambio climático.