La devoción regresó a las calles de Carballo con la procesión del Santísimo Sacramento


Ofrenda en la confluencia de las calles Vázquez de Parga y Muíño.

Este viernes los actos religiosos de este «atípico» San Xoán tomaron las calles de Carballo. A la una media, tras una nueva misa celebrada en la iglesia parroquial, la procesión ha comenzado un recorrido desde Martín Herrera por la Jacinto Amigo que ha incluido varias paradas en los altares y alfombras florales dispuestos para la ocasión, como es tradición, a lo largo del trayecto, Gran Vía, Cervantes, Valle Inclán, Vázquez de Parga y regreso. Decenas de vecinos han acompañado a la comitiva y otros muchos la aguardaban en cada una de las paradas, donde ha sido recibida con lluvia de pétalos desde los balcones más próximos, con música de la banda municipal de gaitas y con bombas de palenque.

El alcalde, Evencio Ferrero encabezó la procesión, acompañado del resto de autoridades civiles y policiales.
La procesión más importante de las fiestas del San Xoán de Carballo estuvo marcada evidentemente por todas las medidas derivadas de la pandemia por el covid-19. Hubo menos público del habitual, pero con toda la devoción del mundo.
“Es día del Santísimo Sacramento. Jesús, con amor bendiciendo pasas, de este Carballo todas sus casas que renueva su Fe con juramento. Perdónanos! gritamos con lamento ya que el pueblo sencillo, sus masas, mientras Tu el caminar acompasas adora el venerable portento. En las generaciones de antaño, Carballo, sí, a tus plantas rendido, de tu perdón acudía agradecido; este día, sus descendientes, este año, reconocen el bien de Ti recibido, llenas, Señor, nuestras vidas de sentido”.
Xosé Pumar.