La lluvia dio un respiro a los incendios forestales tras arder cerca de 2.000 hectáreas


Los incendios forestales que afectaron a Ribas de Sil se estabilizaron y se desactivó la situación de nivel 2, que se había habilitado por la cercanía del fuego a las casas. Según trasladó Medio Rural, ambos incendios forestales se estabilizaron sobre las 16.30 horas de este martes. La llegada de la lluvia echó una mano contra las llamas que se habían propagado con rapidez por el calor y cuyo control resultó complejo por el escarpado del terreno. En total en los dos incendios, la Xunta desplegó más de 150 efectivos por tierra además de 50 motombas, 10 palas, 15 aviones y 20 helicópteros. A las tareas de extinción se sumaron los medios enviados por el Gobierno de España, entre ellos, a UME, la Unidad Militar de Emergencia.