La ‘nebria das praias’, el nuevo símbolo medioambiental del litoral carballés

Cedida

  • La escultura, realizada por el artesano Fabián Lage, se instaló este fin de semana en el Castrillón, Lema

El litoral carballés cuenta con un nuevo símbolo de la sostenibilidad en la zona: la ‘nebria das praias’, una escultura realizada por el artesano Fabián Lage con la forma de este particular escarabajo. Junto con la figura de la píllara, instalada en el año 2019 en Razo; y del delfín, realizada en el año 2020 y ubicada en la Pedra do Sal, esta nueva escultura forma parte de la fauna de la costa carballesa, convirtiéndose en un nuevo símbolo a favor de la lucha por salvar el medio ambiente.

La inauguración de este elemento tuvo lugar este fin de semana en el mirador de Santa Irene, en Castrillón-Lema. Como en los anteriores, en su elaboración se reutilizaron materiales de distintos orígenes. El cuerpo del gigantesco insecto, de casi una tonelada de peso, está formado con los troncos de dos árboles enfermos que hubo que cortar en A Milagrosa. Las patas están hechas con restos de las antiguas verjas de color rojo que había en el jardín de la Plaza del Ayuntamiento, y el resto son trozos de metal viejo y oxidado. El artista incidió en la urgencia de tomar medidas para evitar «un futuro apocalíptico ou a extinción».

Además del autor de la escultura, a la presentación asistieron la concejala Maruxa Suárez y las personas participantes en la ruta para conocer la flora y la fauna de Baldaio que realizó el Grupo Naturalista Hábitat dentro del programa ‘Eu quero Razo-Baldaio’. Jorge Ramos, guía de la entidad ecologista, destacó la elección de la ‘nebria das praias’ porque «non debe haber moitas esculturas de escaravellos en todo o territorio nacional nin en Europa». También explicó que esta especie está presente en distintos puntos de Europa e incluso en el norte de África, y es algo que «nos ten que unir a prol da conservación da natureza, de espazos coma este de Razo-Baldaio, que son moi emblemáticos pero tamén moi fráxiles».

Sin embargo, Ramos también hizo hincapié en que «a limpeza excesiva das praias está acabando coas pulgas e coa nebria das praias, que se alimenta delas», por lo que es necesario conservar el medio ambiente y a los que habitan en él. Baldaio non é un parque infantil, senón un ecosistema», subrayó.