La OMS apuesta por no forzar a vacunarse a quien no quiere


No son días fáciles para la Organización Mundial de la Salud, convertida en una especie de maestro al que algunos alumnos escuchan, otros no y unos terceros critican.

El asunto de las vacunas contra el coronavirus es uno de los asuntos más delicados para la OMS, consciente de que no son pocos los que se muestran reacios a recibir las dosis.

El Director Regional de la organización, Hans Kluge, afirma que «la OMS nos anima a tomar cualquier medida para aumentar la cobertura de la vacunación siempre que sea legal y socialmente aceptable», explica Kluge. «Pero no debería ser el primer recurso, porque primero tenemos que tratar de entender qué hay en la mente de la gente, cuáles son sus percepciones y luego comprometernos con las comunidades que dudan en vacunarse».