La pequeña Olivia Gimeno murió por un edema agudo pulmonar


La niña Olivia Gimeno murió a causa de un edema agudo de pulmón, según la autopsia a la que fue sometido su cuerpo, hallado el pasado jueves a mil metros de profundidad, y a la espera del resultado de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha informado este sábado del resultado de la autopsia realizada al cadáver de la pequeña de 6 años, a la que se buscaba desde el 27 de abril, día en que desapareció junto a su padre, Tomás Gimeno, y su hermana Anna. En su auto, afirma que las conclusiones apuntan a una «muerte violenta, con etiología médico-legal compatible con homicidio, siendo la causa inmediata compatible con edema agudo de pulmón».