La peste porcina amenaza Europa


Bulgaria ha sacrificado más de 120.000 cerdos, a pesar de la oposición de algunos granjeros, en un intento de limitar el número de casos de peste porcina.

Una cepa africana del virus se está extendiendo actualmente por las granjas de Europa del Este.

En Rumania se notificaron 300 nuevos focos en julio. Los expertos en sanidad animal están preocupados por el riesgo que supone este nuevo brote para la industria porcina del continente.

Tanto Rumanía como Bulgaria han tomado medidas para evitar una mayor propagación del virus. Cientos de miles de cerdos han sido sacrificados.

Pero algunos agricultores del sur de Bulgaria se mostraron reacios a seguir su ejemplo. Muchos no querían matar a sus animales no infectados.

Ambos países se encuentran entre los más pobres de la Unión Europea. Las autoridades se enfrentan al importante reto de conseguir que los agricultores adopten medidas preventivas.

En las últimas dos semanas se han matado casi 130.000 cerdos en seis granjas de cría en el país del Mar Negro. Las autoridades han detectado hasta ahora 30 incidentes de la enfermedad incurable.

El primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, dijo que el gobierno compensará a los propietarios que voluntariamente sacrifiquen sus cerdos domésticos, mientras el país lucha por erradicar un brote de la altamente contagiosa peste porcina africana.