La sequía obliga a racionar el agua en varios municipios españoles


Según un informe reciente de la Comisión Europea, España es una de las zonas más afectadas del continente por la sequía. Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias, además de provocar consecuencias negativas para la salud e incentivar la aparición de incendios, también están mermando las reservas de agua al nivel más bajo de la última década en esta época del año. Como consecuencia de la sequía, ya son varias las regiones y poblaciones españolas que han optado por imponer restricciones en el consumo del agua: desde cortar el riego de jardines públicos a inhabilitar las duchas de la playa.

La Generalitat ha limitado en 150 municipios catalanes el consumo del agua a 200 litros por persona al día, una cantidad suficiente para el uso doméstico, porque se estima que una persona gasta de media 130 litros al día. Por ello, las restricciones afectan principalmente a los usos industriales, agrícolas y lúdicos.

En Galicia, ha llovido un 33% menos que el año pasado, la situación empeora día a día, especialmente en la cuenca del río Lérez, donde en los últimos 20 días se ha perdido el 75% de su caudal.