La UE estudia ponerle la etiqueta verde a la energía nuclear


Todo nace de la presión política ejercida de un grupo de diez países liderados por Francia. Insisten que no se puede prescindir de la nuclear en un contexto como el actual, con la factura de la luz disparada. De este modo, Bruselas facilitaría las inversiones del sistema financiero en esta energía, pero también en el gas. La UE defiende que el continente necesitará la nuclear durante la transición ecológica a las renovables, para no depender de los hidrocarburos y el carbón. Porque es barata y no emite CO2.