La UE y la OTAN apoyan a los países bálticos en la crisis migratoria


La Unión Europea (UE) y la OTAN se comprometen a una mayor cooperación para hacer frente a las amenazas «híbridas». Lo han hecho durante una visita a Lituania, con motivo de la crisis migratoria en la frontera de Bielorrusia y el aumento de la presencia militar de Rusia cerca de Ucrania. Ambos acusan a Minsk de orquestar esta crisis migratoria. Esta semana se reúnen en la vecina Letonia los ministros de Exteriores de la OTAN, incluido el secretario de Estado estadounidense, para hablar de la seguridad en el flanco este de la Alianza. Como ya hizo Polonia, Lituania ha advertido de que si la situación de seguridad empeora, debido a la presión migratoria, no descarta invocar el artículo 4 de la OTAN, que garantiza el principio de defensa mutua entre aliados.