La Xunta arremete contra la decisión de Endesa de cerrar la central de As Pontes


La compañía energética Endesa decidió cerrar definitivamente su central térmica de As Pontes después de certificar que la solución intermedia que había expuesto para esa planta no es posible. Esa alternativa pasaba por las mezclas de biocombustibles y carbón, pero la firma considera que no permiten prolongar la vida de la instalación debido a un cúmulo de razones, especialmente de carácter ambiental, aunque también técnicas y económicas. La compañía mantiene, por tanto, el proceso de cierre iniciado en diciembre de 2019 y activa su programa de reconversión ( Futur-y) para la búsqueda de proyectos empresariales que se implantarán en la localidad.

Rechazo de la Xunta

La Xunta de Galicia muestra su más absoluta oposición a la decisión unilateral anunciada por Endesa de cerrar la central térmica de As Pontes. El Gobierno gallego lamenta que la compañía tome esta decisión sin contar con el resto de integrantes que conforman la mesa de trabajo que está buscando soluciones para esta comarca. En este sentido, se trata de una decisión que la empresa adopta aprovechándose de una transición energética injusta, caótica y desordenada.

Después de diez meses en los que a través de un grupo técnico –en el que están presentes todas las administraciones y en el que la Xunta participa a través del Inega– se están buscando alternativas industriales que hagan viable a planta desde el punto de vista técnico, medioambiental y económico, Endesa viene de romper con todos los compromisos adquiridos y anuncia el cierre de la central antes incluso de presentar el informe con las conclusiones de las pruebas con biocombustibles. Por este motivo, el Gobierno gallego rechaza tanto la decisión como la falta de respeto institucional y con Galicia que acaba de mostrar Endesa.