Las fuerzas del orden extreman la vigilancia para evitar los botellones


  • Los botellones son la tercera causa más común en las denuncias presentadas por los ayuntamientos pequeños y medianos que tramita la Xunta.

El vicepresidente primero, Alfonso Rueda, acompañado del director general de Emergencias e Interior, Santiago Villanueva, presidió la Sala de Control de Operativos (Sacop) en una reunión en la que participaron los jefes de las Policías Locales de las siete ciudades gallegas más de Vilagarcía, así como responsables de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. En ese encuentro se hizo balance del dispositivo desplegado la semana pasada y se coordinó el de este fin de semana teniendo en cuenta las nuevas medidas acordadas por la Xunta atendiendo a las recomendaciones del comité clínico.

Las fuerzas del orden extremarán la vigilancia para evitar concentraciones de personas de noche en espacios públicos como plazas, playas o jardines, y siempre que sea posible, precintarán o vallarán su acceso para impedir la entrada de personas. En todo caso, los agentes “actuarán con contundencia” para garantizar que no se quebranten las normas, aseguró Rueda. Quien insistió en que el botellón está prohibido y en que se seguirá sancionando a quién participe de estas concentraciones en las calles, con multas que van hasta los 300 euros por persona. Además, cabe recordar que el uso de la máscara sigue siendo obligatoria siempre que no se pueda mantener la distancia social.