Las infecciones por coronavirus baten récords a diario en Europa


Numerosos gobiernos han impuesto nuevas medidas que recuerdan la primera ola de la pandemia, y todas son controvertidas.

Después de Austria, Eslovaquia ha aprobado un confinamiento nacional, inicialmente de dos semanas, para todos, tanto vacunados como no vacunados.

Italia ha endurecido las medidas para los no vacunados que se verán excluidos de ciertas actividades de ocio para evitar un confinamiento que paralizaría la economía.

Francia ha impuesto un controvertido sistema para el pase sanitario y Dinamarca está considerando la obligatoriedad de las mascarillas.

Particularmente dramática es la situación en Alemania, donde hace unos días se superaron los 100.000 muertos por COVID. El ministro de Salud saliente ha lanzado una advertencia dramática al decir que al final del invierno «casi todos en Alemania estarán vacunados, curados o muertos». Y el aspirante a canciller, Olaf Scholz, se plantea la posibilidad de hacer que la vacuna sea obligatoria.