Las medidas sanitarias desencadenan protestas en varios países europeos


En los Países Bajos, miles de personas marcharon por la ciudad de Utrecht contra el confinamiento parcial impuesto hace tres semanas, que incluye el cierre de bares, restaurantes y locales públicos a las 5 de la tarde. Las tasas de infección disminuyeron esta semana, pero siguen siendo altas. En la capital austriaca se desplegaron unos 1.200 policías que realizaron varias detenciones por resistencia a la autoridad. Se rompieron controles de carretera y se utilizó gas pimienta. Dos policías resultaron heridos. En Francia, miles de cuidadores y trabajadores sanitarios se concentraron frente al Ministerio de Sanidad en París para exigir el fin del cierre de camas en los hospitales públicos y mejores condiciones laborales para los cuidadores.