Las pulpeiras quieren volver con los puestos a las calles

Tras suspenderse las ferias y romerías, su negocio quedó paralizado con el estado de alarma, a pesar de ser un producto alimentario. Aseguran que se pueden mantener las medidas higiénicas y de seguridad como en pescaderías o panaderías. El pulpo espera en las cámaras frigoríficas, y las pulpeiras, mano sobre mano cuando les tocaba temporada alta. Solicitaron en la Subdelegación del Gobierno que les autoricen la instalación de los puestos en la calle, respetando las mismas condiciones de seguridad que otros negocios de alimentación. Estas soluciones dicen que no representan ni el diez por ciento del negocio, pero que ayudarían algo a poder ir tirando.