Los austriacos de nuevo se resignan al confinamiento


En vísperas de las vacaciones de Navidad, Austria cerró este lunes sus comercios, restaurantes y mercados festivos, empezando así el nuevo confinamiento general que se espera que finalice el 13 de diciembre. Un decreto que suscitó diferentes reacciones, desde los que salieron a protestar, hasta los que se resignan a quedarse en casa. Además del confinamiento, los austriacos tendrán la obligación de vacunarse. Las escuelas están abiertas durante este cierre, y siguen ofreciendo clases como de costumbre. Sin embargo, los padres tienen la opción de dejar que sus hijos asistan a la escuela o dejar que aprendan virtualmente desde casa.