Los empresarios norirlandeses dicen no a la guerra comercial pos-Brexit


La UE y el Reino Unido siguen atrapados en unas conversaciones pos-Brexit que, si no se resuelven, pueden conducir a una guerra comercial. Las empresas de Irlanda del Norte se sienten atrapadas en medio de esta batalla, y el sector agrario cree que en caso de guerra comercial, todos saldrían perdiendo.

Londres amenaza con suspender el Protocolo de Irlanda del Norte que ha permitido evitar una frontera dura entre las dos Irlandas. Argumenta que implica un exceso de burocracia para las empresas británicas. Pero en Bruselas se dicen dispuestos a responder con sanciones comerciales. Y en medio de esta tensión, muchas empresas de Irlanda del Norte afirman que su posición única representa una gran oportunidad.

Bruselas ha aceptado reducir la burocracia, pero se niega a renunciar al papel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como árbrito de los conflictos. Una exigencia de Londres que no pasa en la capital comunitaria.

Mientras, las empresas de Irlanda del Norte siguen operando en medio de una gran incertidumbre que les impide proyectarse en el largo plazo.