Los seísmos, la ceniza y el aire irrespirable mantienen en jaque a La Palma


En la isla de La Palma, donde la erupción del volcán de Cumbre Vieja entra en su séptima semana, la tierra ha vuelto a temblar con fuerza este miércoles, con un nuevo terremoto de magnitud 5 y que se dejó sentir en las vecinas islas de Tenerife y La Gomera. Es el tercer seísmo de esta magnitud en apenas cinco días. Mientras tanto, las bocas del volcán siguen emitiendo con gran intensidad lava, gases y cenizas que están sepultando literalmente la isla y mantienen el aeropuerto cerrado. Pero lo que más preocupa ahora es la calidad del aire calificada de «extremadamente desfavorable» en los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte, lo que ha llevado a las autoridades a cerrar los colegios y a pedir a la población que permanezca en casa, sin exponerse ni al aire ni a la ceniza.