Mohamed VI ha dado por zanjada la crisis diplomática con España


El rey de Marruecos, Mohamed VI, puso fin, este viernes, a la crisis diplomática abierta con España a mediados de mayo —la mayor de los últimos años entre ambos países— tras la hospitalización en Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Gali y la posterior entrada de cerca de 10.000 marroquíes en dos días en Ceuta. Con ocasión del discurso que anualmente pronuncia por la fiesta de la Revolución del Rey y del Pueblo, el monarca marroquí aseguró que quiere “inaugurar una etapa inédita” en las relaciones entre los dos países, que se debe basar en “la confianza, la transparencia, la consideración mutua y el respeto a los compromisos”.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha señalado que España y la UE siempre han considerado a Marruecos «un aliado estratégico» y ha agradecido al rey Mohamed VI el discurso en el que este viernes daba por zanjada la crisis diplomática abierta entre ambos países para «inaugurar una etapa inédita». Sánchez ha dado la bienvenida a estas palabras y también ha tendido la mano asegurando que «somos aliados, vecinos y hermanos» y ha lanzado un deseo de colaboración futura «desde la confianza y el respeto».