Mueren 27 ancianos en una residencia belga en la que se celebró una fiesta


Ya son 27 los ancianos fallecidos por un brote de COVID-19 en una residencia de Bélgica. Y es que este año San Nicolás pudo no solo llevar regalos y alegría, sino también coronavirus. El brote en la residencia Hemelrijck, en la ciudad norteña de Mol, surgió tras la visita del querido personaje, el 4 de diciembre, que no sabía que estaba infectado. Para los moradores de la residencia y sus familiares son momentos difíciles. Según las últimas cifras, 88 residentes y 42 trabajadores están contagiados. Aunque la investigación no ha sido concluyente, sobre si fue el voluntario vestido de San Nicolás quien llevó el virus a la residencia, tanto la municipalidad como los familiares de los ancianos han criticado que se organizara la fiesta de San Nicolás en plena pandemia.