Preocupa la situación de los embalses en la cuenca del Miño-Sil


La Xunta de Galicia vigilará estrechamente la evolución de los niveles de ocupación de los embalses de As Portas, Cenza, Salas y Belesar, en la cuenca hidrográfica del Miño-Sil, al considerar que su situación actual es muy preocupante y que un posible escenario de sequía en Galicia durante los próximos meses podría agravarla aun más.

Según las comprobaciones hechas en las últimas horas por técnicos de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, organismo responsable del establecimiento y control del caudal ecológico en la Comunidad, hace falta subrayar que los datos de ocupación en estos cuatro embalses no son los esperados ni los habituales para esta época del año.

De hecho, en el caso del embalse de Belesar, en Lugo, y en el de Salas, en la comarca ourensana de A Limia, los informes de la Xunta indican que su actual nivel de ocupación —30,1% y 27,3%, respectivamente— no se alcanzó el año pasado hasta finales del mes de octubre. En el caso de As Portas y Cenza, ambos en la provincia de Ourense, la situación es aún más anómala ya que en ningún momento de 2020 llegaron a estar, como ahora, la un 15% de su capacidad—a ocupación mínima fue de un 55,9% en el caso del embalse de As Portas y de un 20% en el de Cenza—-.

En este sentido, hace falta subrayar que el otoño suele ser la época de mayor sequía en Galicia, de manera que los embalses alcanzan sus niveles más bajos hacia finales de octubre. Pero teniendo en cuenta la actual ocupación de Belesar, Salas y sobre todo, As Portas y Cenza, si no llueve en los próximos meses a situación podría complicarse mucho.

Asimismo, agentes ambientales dependientes de la Consellería se desplazaron hasta los cuatro embalses sin constatar por el momento aficiones sobre la fauna o la flora. Estas inspecciones de oficio fueron ordenadas desde el departamento de Patrimonio Natural con el fin de comprobar la existencia de posibles daños en la biodiversidad y se volverán a repetir en los próximos días todas las veces que sean necesarias, para verificar que se respeta el caudal ecológico establecido en cada caso con el fin, precisamente, de garantizar la cantidad de agua necesario para preservar los valores ecológicos de este tipo de masas.

En definitiva y ante la situación generada por la incomprensible decisión de los titulares de los aprovechamientos hidroeléctricos de Belesar, Salas, As Portas y Cenza de vaciar estos embalses, la Xunta de Galicia advierte de que seguirá vigilante y no dudará en actuar con rapidez y contundencia se detecta lo más mínimo incumplimiento del caudal ecológico o cualquier tipo de consecuencias ambientales en estas zonas.